Proverbios 5:1, 2 NVI

22 febrero 2016

“Hijo mío, pon atención a mi sabiduría y presta oído a mi buen juicio, para que al hablar mantengas la discreción y retengas el conocimiento”. Proverbios 5:1, 2 NVI

Uno de los más altos valores que el creyente debe poseer y que lamentablemente no sucede mayoritariamente así, es el de la discreción.

Aquí se nos dice que ello es producto de un buen juicio (discernimiento) y sabiduría de Dios, no humana.

Y que sirve no sólo para conducirse debidamente dentro del propio pueblo, sino además como método y fórmula para retener el conocimiento que tengamos.

Es frecuente que un secreto que un hermano le cuenta confidencialmente a otro buscando ayuda o consejo, sea en un par de días la comidilla de toda la iglesia por causa de la falta de discreción de aquel que fue receptor de la confidencia.

Ser transparentes es uno de los problemas más serios que los cristianos afrontan en este tiempo, ya que les produce no pocos inconvenientes a partir de ser defenestrados por cuestiones que debían quedar en reserva para su solución.

¿Lo peor?

Que en muchos casos son los propios líderes los que no poseen esa discreción mínima.


Amén.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Copyright © 2000-2016 d.C. Iglesia Cristiana El Remanente