Proverbios 3:27, 28 NVI

14 febrero 2016

“No niegues un favor a quien te lo pida, si en tu mano está el otorgarlo. Nunca digas a tu prójimo: Vuelve más tarde; te ayudaré mañana, si hoy tienes con qué ayudarlo”. Proverbios 3:27, 28 NVI

El egoísmo, la desidia y la indiferencia que son tan propias de la naturaleza humana son los principales contendientes del amor por los espacios del corazón.

A todos, en menor o mayor grado, nos ha pasado que teniendo la respuesta a las necesidades de alguien que acude a nosotros para que le ayudemos, tratamos el asunto como si fuera de muy poca importancia y dejamos de prestar la asistencia que por deber debíamos haber provisto.

Al hacer esto estamos despreciando por completo las enseñanzas del Señor Jesús al respecto.

Estoy seguro de que a ninguno de nosotros nos gustaría que cuando fuésemos a pedir ayuda a alguien nos fuese negada.

El Señor Jesús fue muy enfático con relación a la ayuda que debemos estar siempre dispuestos a prestar.

Creo que el tema ha quedado lo suficientemente claro como para que ignorantemente o irresponsablemente dejemos de prestar auxilio cuando nos sea solicitado.

Busquemos las oportunidades de servir a otros porque de esa manera estaremos sirviendo a nuestro Señor y Salvador.


Amén.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Copyright © 2000-2016 d.C. Iglesia Cristiana El Remanente