Proverbios 2:19 NVI

30 enero 2016

“El que se enreda con ella no vuelve jamás, ni alcanza los senderos de la vida”. Proverbios 2:19 NVI

A pesar de todas las advertencias y exhortaciones al respecto, la gran mayoría de los humanos sucumbe ante la tentación de la infidelidad.

Muchos, queriendo justificar lo injustificable, aseguran que la infidelidad no es una más de las tantas características heredadas de nuestros ancestros mediante el proceso de la evolución, que busca preservar la especie.

Aquí es donde se equivocan, pues para preservar la especie no hace falta otra cosa que el matrimonio y la familia tal como la estableció Dios desde los días de la creación.

Lo demás es sinvergüenzura, desfachatez e insolencia.

Todo lo que se diga para justificar el adulterio no será más que otra mentira de Satanás para destruir la raza humana.

Al rendir su voluntad a la tentación, el hombre buscó un estado intermedio entre el matrimonio y el adulterio creando la poligamia, más esto no dio resultados positivos.

Por el contrario, lo que sucedió es que se crearon nuevos problemas.

Nunca permitas que la mujer ajena, la de extrañas palabras seductoras, te haga caer en sus redes.

Aléjate de ella con la misma premura con que José huyó de las tentaciones de la mujer de Potifar.

Si te dejas convencer por sus mentiras y llegas a caer en su trampa, te será muy difícil escapar para regresar al camino de rectitud y justicia que Dios ha preparado para ti.

El camino de la adúltera es un camino que conduce a la muerte y a las tinieblas y su suelo es muy resbaloso, por lo que te será fácil caer pero difícil levantarte.

Sólo la misericordia y la gracia de Dios puede sacarte de ese atolladero.

Apóyate en la sabiduría que Dios ofrece gratuitamente a aquellos que le buscan de todo corazón.

La sabiduría te será fuente de vida y protección.


Amén.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Copyright © 2000-2016 d.C. Iglesia Cristiana El Remanente