Proverbios 1:29-32 NVI

22 enero 2016

“Por cuanto aborrecieron el conocimiento y no quisieron temer al SEÑOR; por cuanto no siguieron mis consejos, sino que rechazaron mis reprensiones, cosecharán el fruto de su conducta, se hartarán con sus propias intrigas; ¡su descarrío e inexperiencia los destruirán, su complacencia y necedad los aniquilarán!”. Proverbios 1:29-32 NVI

Un solo texto, dos connotaciones.

Una: la falta de conocimiento intelectual, produce en la persona una merma de su capacidad creativa.

La teología de la pobreza instalada en muchos sitios por el catolicismo romano, donde para estar más cerca de Dios se debería ser pobre y casi miserable, cosa que de ninguna manera es bíblica, ha determinado que mucha gente aborrezca esa clase de conocimiento.

Otra: el conocimiento como sinónimo bíblico de intimidad, es una carencia que la iglesia del siglo presente ostenta de forma muy llamativa y visible.

Son muchos los que se pasan horas y horas haciendo actividades de distinto calibre a favor de las iglesias, las denominaciones cristianas y las organizaciones religiosas, pero muchos menos los que se reúnen con el Señor, a solas, en total y plena intimidad a buscar su mano de dirección.

Lo primero es activismo y rinde muy poco fruto.

Lo segundo rinde mucho más porque es ese conocimiento del cual habla permanentemente la palabra.


Amén.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Copyright © 2000-2016 d.C. Iglesia Cristiana El Remanente