Proverbios 1:17, 18 NVI

12 enero 2016

“De nada sirve tender la red a la vista de todos los pájaros, pero aquéllos acechan su propia vida y acabarán por destruirse a sí mismos”. Proverbios 1:17, 18 NVI

El destino de aquellos que han decidido seguir una vida de crimen y perversión está anunciado y llegará en su debido momento.

Es muy posible que quienes actúan mal estén al tanto de lo que les espera por su mal proceder y aún así poco les importa su futuro eterno.

Ellos seguirán actuando con mala intención causando todo el daño que puedan hacer para alcanzar sus objetivos personales en este mundo.

No sólo harán todo el mal que puedan sino también invitarán a quienes no actúan como ellos para que los acompañen en sus tropelías.

Ellos creen que si todos actúan mal su responsabilidad se diluye en la responsabilidad colectiva.

No entienden que el juicio que les llegará es un juicio personal y que decir que lo malo que ellos hicieron no es diferente a lo malo que hicieron otros no les servirá de excusa ni de factor mitigante para reducir su condena.

No nos dejemos convencer por estas personas de malos propósitos.

Nuestro destino es la patria celestial donde está el trono de Dios y del Cordero.

Nuestra herencia es amor, gozo y paz en la presencia de Dios por la eternidad.

Nuestro futuro está asegurado por aquel que dio su vida por nosotros en una cruz romana.

Nada tenemos que ver con las tinieblas ni con los seres que se escudan en ellas para satisfacer sus apetitos y sus pasiones.

A nosotros nos espera la vida eterna y a ellos les espera el llanto y el rechinar de dientes en el castigo eterno.

Miremos con plena confianza el futuro que nos espera y actuemos con agradecimiento y fidelidad hacia quien nos rescató de las tinieblas para llevarnos a su luz admirable, nuestro amado Señor Jesucristo.


Amén.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Copyright © 2000-2016 d.C. Iglesia Cristiana El Remanente